jueves, 4 de agosto de 2011

Trae-Tu-Propia-Tecnología, la tendencia que está cambiando la forma de trabajar

Cada vez más personas cuentan con tablets, modernos laptops y smartphones que no sólo llenan con información personal sino que funcionan como parte integral de su trabajo. ¿Cómo enfrentan este fenómeno las empresas para no poner en riesgo su información y de qué forma es un beneficio para el trabajo?


20 años atrás los computadores portátiles y los dispositivos móviles en general consistían en armatostes de gran dimensión y peso, que dejaban con serios problemas de espalda a quienes quisieran cargarlos a la oficina en un bolso. Afortunadamente, una de las principales preocupaciones de quienes desarrollan tecnologías computacionales es volver todo cada vez más pequeño, liviano y potente, costumbre que ha redundado en que con un teléfono más pequeño que la palma de la mano podamos realizar gran parte de nuestras tareas diarias, tanto cotidianas como laborales.

Si a esto le sumamos netbooks, notebooks, y la explosión superlativa en la venta de tablets durante este año, tendremos un panorama en que muchas veces los empleados de una empresa cuentan con equipos más potentes y adaptados a sus necesidades que los que el empleador podría facilitarles.

Es por esto que durante los últimos años ha comenzado a desarrollarse con fuerza una tendencia desde los departamentos de TI, conocida como Trae Tu Propia Tecnología (BYOT, por sus siglas en inglés) y que implica la utilización de smartphones, tablets y demás dispositivos móviles que las personas tienen para uso personal, como herramienta de trabajo, mejorando la conectividad y satisfacción de los trabajadores, además de la eficiencia de la compañía.

Según el Bring-Your-Own Index, estudio creado por la empresa de virtualizacion Citrix Systems, el 92% de las organizaciones de TI están al tanto de que los empleados utilizan sus propios dispositivos en su lugar de trabajo, mientras que el 94% planea aplicar una política BYOT formal para mediados de 2013.

Las razones que dieron las empresas para el desarrollo de los planes incluían retener a los empleados más talentosos, aumentar la productividad del trabajador y elevar su nivel de satisfacción, además de reducir los costos de TI.

"Es un fenómeno que se está empoderando mucho en Latinoamérica, básicamente impulsado por el triunfo de la consumerización en la tecnología, en relación a todo lo que es conectividad y dispositivos móviles", dice Ricardo Cornejo, Field Regional Manager de Citrix; esto, sumado al alza en el uso de las tecnologías de virtualización y el cloud computing implicaría que la adopción por parte de las personas de dispositivos tecnológicos se ha ido extrapolando al mundo empresarial.

"Que sean capaces de comprarse su propio dispositivo, mientras yo financio una parte o la totalidad del mismo. ¿Por qué no darle este beneficio a mis empleados?", se pregunta retóricamente Cornejo. "Esto finalmente está armando una propuesta bastante atractiva desde el nivel de inversión y productividad", agrega el ejecutivo.

La firma de seguridad McAfee, en asociación con la Carnegie Mellon University, también realizó un estudio en torno a la utilización de dispositivos móviles en empresas, llamado "Movilidad y Seguridad: increibles oportunidades, importantes desafíos". Según los resultados, en dos terceras partes de las 1.500 organizaciones encuestadas los empleados accesan a la red corporativa mediante sus propios dispositivos.

Dentro de esa utilización, los dispositivos líderes serían los laptops, con 72%; luego vendrían los smartphones, con 48%; las memorias USB, con 46%; y los discos duros externos al final, con 33%. A esto sería necesario sumar los tablets, que han ingresado con fuerza al mercado durante el año, y que, tal como dijo Steve Jobs en el lanzamiento de la más reciente tablet de Apple, el iPad 2, el 65% de las empresas del Fortune 100 ya han empezado a utilizar activamente el iPad o disponen de proyectos piloto en este sentido.

Esta tendencia, por lo demás, está lejos de disminuir. La tecnología está llegando cada vez a más personas y los precios disminuyen aceleradamente, por lo que las compañías se están viendo obligadas a normar la utilización de los dispositivos personales.

Según la consultora especializada Gartner, el 90% de las empresas tendrá implementada una estrategia de BYOT para el año 2014. Pero ¿cuáles son los riesgos reales de este modelo de trabajo y por qué se hace necesario crear estrategias de funcionamiento interno?

"Gracias a los recientes avances en tecnología de la informática se ha aumentado enormemente la velocidad y la capacidad de almacenamiento de los dispositivos móviles", dice Collin Jackson, investigador de CyLab en el estudio de McAffe. "Estos avances han mejorado de manera sustancial nuestra eficacia tanto en el ámbito profesional como el personal. Sin embargo, los dispositivos móviles que se dejan desatendidos tienen más probabilidades de perderse, ser robados o sufrir ataques que los que están permanentemente en la oficina", agrega.

Basta con pensar ligeramente en la cantidad de información que un smartphone puede guardar actualmente y lo fácil que es extraerla para comprender por qué la seguridad es uno de las principales preocupaciones a la hora de pensar en el BYOT: listas de contactos, correos corporativos, clientes, planes de negocio, contraseñas y nombres de usuario, las personas pueden guardar toda su vida personal y profesional en su dispositivo. En un anterior estudio de McAfee, más de la mitad de los entrevistados admitieron que el crecimiento del uso de dispostivos personales aumenta el temor por la pérdida o mal uso de información importante.

Especialmente si se enfrentan datos como que el 40% de las empresas ha sufrido el robo o la pérdida de dispositivos móviles y que la mitad de estos contenían información confidencial de ellas. Si bien no todas las pérdidas han causado impacto económico en las empresas, más de la tercera parte se ha visto afectada de alguna forma.

Otro temor frecuente de las compañías frente al BYOT es la dificultad de administración de los accesos a la plataforma de trabajo de la empresa, contando aplicaciones, sistemas de gestión, correo, etcétera. Es necesario tomar en cuenta que hay que armonizar computadores con distintos sistemas operativos; smartphones como iPhone y Blackberry, y tablets de diversos fabricantes en una sola plataforma que sea a prueba de filtraciones y que pueda mantener controlada y segura la información.

Afortunadamente, más que una dificultad, esto parece estar siendo uno de los principales beneficios de los planes BYOT. "Yo diría que es totalmente lo contrario a un problema", explica Ricardo Cornejo. "¿Cuál es el desafío? Hay que invertir en una tecnología, en un dispositivo, para que los trabajadores puedan acceder a la plataforma de trabajo, pero una vez que lo tienes, implementar la plataforma es una tarea de 2 minutos. Se ha ido simplificando lo que antiguamente podría haber significado tener que crear una plataforma específica para los formatos y reescribir la aplicación completa", agrega Cornejo, explicando que son las tecnologías de virtualización de escritorio las que han hecho posible el aumento en la facilidad de implementación y uso de estas plataformas.

Y no es sólo la facilidad lo que hace del BYOT una tendencia conveniente para las empresas. Según el estudio de Citrix, estos programas han mejorado la satisfacción del empleado en 57%, aumentando la productividad en 52% y su capacidad de funcionar de una forma mucho más móvil en 51%. Por otro lado, los entorno de trabajo se han vuelto un 46% más flexibles, reduciendo los costos de TI en 36%

Todo indica que los dispositivos ya no son meras extensiones de la estructura informática, sino que han pasado a ser parte integral del usuario, pudiendo funcionar como una pieza más en el diálogo que se produce entre el empleado y su empresa. Las personas quieren revisar los correos de su empresa en el mismo teléfono con el que están subiendo una fotografía de sus vacaciones a Facebook, o quieren poder tomarse un descanso de su trabajo en casa jugando un videojuego en su notebook sin tener que cambiarse de un equipo a otro.

Al parecer, tal como lo plantea el estudio de McAfee, los dispositivos ya no son exclusivamente de uso particular o profesional; cumplen ambas funciones, por lo que es fundamental que la seguridad móvil deba estar integrada en el dispositivo y en la red.


Autor: Christopher Holloway
Fuente: tecno.americaeconomia.com

   

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada